lunes, 5 de septiembre de 2011

Despedida del verano.



Quien lo iba a decir que recien acabado el verano, empezamos con las tormentas de esas que mete miedo en el cuerpo, en tan poco tiempo diluvia, y para el colmo acompañado de carga electricas con musica celestial. Bueno creo que estamos acostumbrando a ello.



Lo que no esperamos es que suba la temperatura Política con el avenimiento de las próxima elecciones, con descargar total de exabruptos y palabras gruesas. Hasta aquí hemos llegado, y se vera aun mayores calamidades con el insulto y el descaro de guardarse detras de anonimato. No quiero ser agorero, pero eso no es nada bueno para nadie, ni ejemplo para nuestros hijos, son cosas lamentables que creo que no debería de suceder, o al menos evitarlos, creo que las reglas del juego democrático no dice nada al repectos, seamos sensatos, desde aquí a llegar a las manos queda un reducto muy corto. No llevemos el rió revuelto a nuestras casas, hay cosas hermosas en compartir y discutir nuestras diferencias. No todo se puede achacar a la crisis, ni al partido saliente ni al entrante, nunca llueve a gusto de nadie, ni hay dinero para todos. Ya se ha dicho en infinidades de veces, que con lo que tenemos , debemos de priorizar nuestras necesidades.y explicarlas mejor, así no editaríamos problemas mayores y malos entendidos.



Pronto llegara las clases de los alumnos, la vendimias y los trabajos estivales, pero no creo que a corto plazo se resuelva nuestro problema del paro, eso es para largo.



Veamos como transcurre los días.



Hasta pronto.