domingo, 3 de abril de 2011

Decisiones


Muchas son las ocasiones que habrá que tomar decisiones criticas, que balanceara la vida de uno, nunca se podrá decir si es la correcta o no, sino que estos son los momentos por lo que se decide la valía de la personas. Pero lo que si es preciso aclarar que son decisiones personales que nada , ni nadie debe de interferir en su formacion, so pena de salir contaminado y no salir bien escardado.

Veamos. A nadie se le escapa que por muy buena situación que este uno, en la cima , en la cumbre o en la parte mas baja se deba de abusar e interferir sobre la conducta o hacer de las personas que la toman. Eso es la Libertad que profesamos ahora, pero no olvidemos que la mayoría carecemos de libertad para actuar, que estamos adoctrinados, que nuestros estómagos se deben a quien no ponen los platos, que las prebendas y mejoras son cosas de mucha suerte y estar, en fin para que poner tantas ies , si todos se presupone de lo que estoy hablando. Cuando no equivocamos, no equivocamos nosotros, por eso es necesario que tomemos las decisiones con la menor intromisiones posibles, no vale que estábamos coaccionados, que por los hijos no me quedaba remedio que seguir con las ínfulas, que la crisis me obligaba a ello. Comprendo.

Pero a todos no toca la fibra de la condición humana cuando las decisiones no son nada halagüeña, que son destructivas, que rasga nuestros corazones. Bastante castigo tenemos en vivir en una vida que nada es lo que parece y que luchamos para ser felices a nuestra manera.Pero somos nosotros mismos quien debemos de tomar las decisiones presente y futuras, todo puede cambiar, hasta lo que decimos ayer puede no valer para mañana. Por eso , no es valido ninguna verdad de afuera, sino nuestra verdad , la que no conduce nuestra manera de vivir. Queremos alegrar a quien queremos agasajar, con fines pocos dudosos, pero eso es mentira, queremos estar en buenas sombras sin participar en sus intrigas, y debates interminables,queremos estar en primera linea, pero con una coraza que no pueda darnos balas verbales, que no cayéramos sobre nuestro espíritu su derribo.

Cuando en la vida de uno toma decisiones, es libre de equivocarse, se le puede aconsejar, o al menos ilustrarle sobre los peligros que encierra las mismas, se puede hacer miles de cosas, pero creo que en mi opinión. Nunca interferir en sus actos, en su motivaciones, ni influeciarle, nunca hacer que la decisiones sea tomada de antemano por que yo lo diga. eso producirá frustraciones muy duraderas, eso producirá odio,rabia, rencor, todos los males inimaginables, por muy loables razones que estuviesen. No lo haga. Es la libertad de uno lo que se pone en juego. Es quizá su decisión final, y quizás definitiva. No juguemos con la libertad de nadie.

La decisión de seguir en un sitio u otro es solo personal , intraferible , y diría también infranqueable.Solo la verdad se impondran.

1 comentario:

Juan Risueño dijo...

Todo está condicionado.
El decidir sólo nos hace sentirnos libres, dueños de un espacio muy, muy, pequeño.

Saludos